Podia ser mejor, pero me toco ser diferente...

"Hay momentos en los que un hombre tiene que luchar, y hay momentos en los que debe aceptar que ha perdido su destino, que el barco a zarpado, que solo un iluso seguiría insistiendo. Lo cierto es que yo siempre fuí un iluso".
Big Fish.

domingo, 29 de agosto de 2010

Ventanas

Las puertas se cierran, se abren o se entornan. Incluso hay puertas giratorias. Hay cerrojos para llaves pequeñitas, difíciles de encajar y grandes cerrojos para llaves inmensas y sencillas. O simplemente hay puertas que no llevan cerrojo, hay puertas en las que solo hay un pomo para abrirlas y entrar. Algunas que se cierran a tus espaldas y no puedes volver a abrirlas para salir. Hay salidas sin entradas y entradas sin querer salir.
Y todo lo observo desde esta habitación, sin entrada, sin salida, sin cerrojo, sin pomo, sin puerta. Sólo una ventana que me dice, salta.

martes, 13 de abril de 2010

Bukowski Bar

Podemos seguir recriminando lo que hicimos en el pasado, continuar tirándonos los trastos y las quejas a la cabeza pero yo conozco un lugar mejor donde echar todo eso: a la basura.
Recuerda lo bueno y olvida lo malo, si aún me miras con esos ojos es por algo. Lo sentimientos son manipulados por las circunstancias pero si el sentimiento es puro no encuentro razón para apartarlo.
Podríamos tomar una coca-cola y una cerveza, caminar por malasaña en Noviembre y escuchar poesía en el Bar Bukowski. También podría beberme el tiempo, caminar por tu vida en cualquier mes del año y escuchar tus "nos" un millón de veces hasta escuchar el "si" que necesito. Creo que deberíamos acostarnos en la cama de mi hermano y no besarnos hasta 4 horas después, acariciarte de arriba a abajo, desde ti hasta mi. No comer, ni dormir, ni beber...deberíamos besarnos.
Yo tendía que ir a las Musas mas a menudo, y tú decirme que si alguna vez. Todos nos equivocamos, quizá hasta yo al escribir esto. Pero la verdad que tampoco lo necesito: en el fondo me gustan tus nos. Si no, ¿Porqué te echo tanto de menos?
El silencio hace eco en mi almohada cada noche y me hace replantearme otra vez la vida contigo (o con vos, como prefieras) y entonces recuerdo tu rechazo. Las lágrimas escondidas están oxidando mi armadura, pero sigue oliendo a ti. Ese olor que dejaste tantos días impregnado en mi cama y que mi cuerpo se ha apoderado de él. Es lo único que me queda de ti, los recuerdos que mis sentidos pueden evocar.
Me queda tu sonrisa forzada, tus miradas perdidas, me queda tu amistad que no compensa, tu compañía sin caricias, tus risas a regañadientes, tus manos lejos de las mías, tus besos en la mejilla, y entonces me doy cuenta de que no me queda nada.
Pero yo nunca me rindo, tengo toda una vida para volver a conquistarte.

lunes, 1 de marzo de 2010

Etiquetas.


Hoy en día hay etiquetas para todo, yo que pensaba que eso de las etiquetas solo era para la ropa.
Si escuchas Dorian eres indie, si te gusta Marea rockero, si sintonizas los Cuarenta estas tachado de comercial. Los pantalones anchos para los raperos, las gorras para los pokeros y los tacones para las pijas. La primera fila es para los empollones, salir los domingos de desfasados y visitar el museo de culturetas.
Cuando yo quiero ver el valor de mi etiqueta me doy cuenta de que mi montón de ropa se ha mezclado. Debo ser una mezcla de todos los estilos.
Cuando me enfado grito las canciones de Marea como la que más, en mi Ipod tanto Andrés Calamaro como Quique González tienen su espacio idóneo, cuando un amigo toca una canción de Dorian en su concierto se me ponen los pelos de punta y sobre todo adoro bailar Shakira hasta el amanecer en cualquier bar de Chueca. Los domingos llevo gorra para taparme del sol, los pantalones anchos son mi prenda favorita para disimular mi no-culo y los tacones me apasionan un viernes por la noche.
Me siento aproximadamente a la mitad de la clase pero cada día cambio de sitio, adoro salir los domingos y no acostarme hasta el día siguiente sobre el mediodía, estoy enamorada de la poesía y mi vida es por amor al arte.
Entonces, ¿Dónde me etiqueto?

Bienvenida.

Se me ocurre que vas a llegar distinta
no exactamente más linda
ni más fuerte
ni más docil
ni más cauta
tan solo que vas a llegar distinta
como si esta temporada de no verme
te hubiera sorprendido a vos también
quizá porque sabes
cómo te pienso y te enumero

después de todo la nostalgia existe
aunque no lloremos en los andenes fantasmales
ni sobre las almohadas de candor
ni bajo el cielo opaco

yo nostalgio
tu nostalgias
y cómo me revienta que él nostalgie

tu rostro es la vanguardia
tal vez llega primero
porque lo pinto en las paredes
con trazos invisibles y seguros

no olvides que tu rostro
me mira como pueblo
sonríe y rabia y canta
como pueblo
y eso te da una lumbre
inapagable
ahora no tengo dudas
vas a llegar distinta y con señales
con nuevas
con hondura
con franqueza

sé que voy a quererte sin preguntas
sé que vas a quererme sin respuestas.


Mario Benedetti

sábado, 27 de febrero de 2010

Más problemas.

.Supira.
.Grita.
.Llora.
Ella se mira al espejo, detrás le ve a él. Con sus sonrisa de siempre, intentando vengarse de cada segundo pasado. Él murmura pero no habla.
Ella se apoya sobre si misma, en su imagen reflejada. Hace vaho con la boca y tapa la imagen trasera. Él ya no está.
Ella gira al cabeza, y vuelve a aparecer. No puede entenderlo pero corre a abrazarlo. Él se desvanece.
Ella puede inundar la habitación con lágrimas. Tras unos minutos no puede respirar por el ambiente húmedo de la habitación. Él se ha ahogado.
Ella intenta recuperar su respiración y hacerle el boca-a-boca. Se fusionan. Se vuelven uno. Él vuelve a estar dentro de Ella.
Ella es Él.
¿O nunca dejó de serlo?
Llora.
Grita.
Suspira.
Y se marcha al psiquiatra.

Museas.



Vuelven a darme las tres de madrugada
tengo un bic en la mano derecha
un trozo de papel medio pintado
que me mira con ojos golosos.

Buenos días para la amistad
Buenas noches en el amor
Sexo, pasión y desenfreno
conversaciones y ternura.

Aún así estoy pensando
pero no estoy escribiendo
maldita día en el que decidí
disponerme a escribir.

Corre el viento más que nunca
llueve y sale el sol a la vez
no encuentro lugar en el día
que no esté al revés.

Buenos días para la amistad
Buenas noches en el amor
Sexo, pasión y desenfreno
conversaciones y ternura.

Donde se encuentra la inspiración
En que lugar se han escondido
Con quién se prostituyen
las musas de cada noche.

Lost in translation


- Estoy perdida. ¿Eso tiene arreglo?

- No. Sí. Ya se arreglará.

- ¿De veras? Fíjate en ti.

- Gracias. Cuánto más sabes quien eres y lo que quieres, menos te afectan las cosas.

- Ya. Esque aún no sé lo que quiero ser… ¿Sabes? Quise ser escritora pero odio lo que escribo y… intenté hacer fotos pero eran muy mediocres. Todas las chicas pasan por una fase de fotógrafas… y por querer un boli, ¿sabes? Y haces fotos tontas de tus pies…

- Ya lo averiguarás. No te preocupes por eso, sigue escribiendo.

- Pero esque soy mala.

- Eso es lo bueno.

A cualquier otra parte.


La vida me hizo luchar desde el primer minuto en el que nací, sola. En una incubadora lejos de toda mi familia y de todo lo que iba a ser mi existencia. Desde entonces, a pesar de la gente que ha marcado mi vida y sobre todo de toda la que aún conservo, me ha costado encontrar un espacio en el que sentirme parte de algo. Siempre al margen, cuidando a quien me importaba desde las sombras.
Todo con lo que me identifico es incorpóreo e intangible, para que nadie pueda atraparme. No hay círculos cerrados ni estabilidades continuas. Soy un vaivén de posibilidades. Esas en las que aún puedo jurar amor o abrazar hasta reventar las ganas del querer.
No sé si fue la música, el momento o la compañía pero ayer logré olvidarme de todo, dejar los prejuicios que tengo sobre mi misma y sentirme parte de un grupo.
Hablé de "te quieros", del querer, de no querer perder. Del Yo te quiero, Tú me quieres, Él/Ella me quiere. Y también de Nosotros nos queremos, Vosotros os queréis y Ellos se quieren.
Los sentimientos son aquello que te sale de dentro pero no puedes explicar con palabras, pero que si quieres no hace falta decirlo. Se siente, como la misma palabra explica, eso del amor, de la amistad y de las oportunidades. Esa oportunidad que nunca me dí a mi misma para formar parte de algo.
No soy partidaria de pisar el suelo, así que mi explicación sobre la vida esta basada en el cielo. Ese que comparto con estrellas y cometas.
Mis estrellas, esas que quiero pero que siempre he cuidado desde lejos.
Por fin, me siento parte de la constelación.
GRACIAS.

jueves, 18 de febrero de 2010

Mi herencia.



Esto es sorprendente.
Hace dos meses que cobré 600 euros, he ahorrado y me he quitado de millones de caprichos. Y aún así, me quedan 17 euros con los que sé que sobreviviré hasta final de mes.
Nunca he sido una niña caprichosa, un poco mimada de pequeña quizá, no voy a mentir a nadie. Pero mimada sin reclamar más que otra cosa que el cariño, muchas veces los padres sin tiempo o sin fuerzas compran un peluche al que abrazar antes de abrazar ellos a sus propios hijos.
Me encanta ir al cine con mi mejor amigo, las palomitas y la cocacola sin gas son dos de mis vicios del domingo por la tarde. Ya tengo unos 14 euros menos en mi cuenta.
No soy adicta a la ropa, y tampoco me gusta ir estrecha ni despampanante entre semana. Pero si encuentro ese vestido con el que el sábado voy a mirarme al espejo y por fin me voy a sentir guapa, ¿Porqué no voy a comprarlo?
El Burger, el MacDonals o el Vips están hechos para estómagos a prueba de bombas. En cambio mi frágil y delicada tripa adora ir a restaurantes no muy caros pero si variopintos y de gran degustación. Me considero con un gran paladar.
Hago colección de películas y libros. Quizá hoy no tenga dinero pero el día de mañana mi biblioteca y filmoteca será de lo más preciado que tenga. No hay dinero que pueda pagar la sensación que crean las historias que veo, escucho y leo para luego escribir las mías.
Me encanta hacer regalos con cosas de papel, chucherías, fotografías y todas las absurdeces del mundo, pero claro. Primero hay que gastar para luego elaborar. Mierda de mundo capitalista.
Por último y el fin de mis caprichos y mis regalos hasta por lo menos el 2020.... esa cámara con la que puedo captar todo lo que pasa por mi mente y no soy capaz de escribir ni hablar. Necesito imágenes, y ahora las tengo.
No tenga mucho que dejar a mis hijos si sigo con este ritmo, pero todo lo que gasto no es para tirarlo a un lado. Ni porque no lo necesite. Quizá lo único que necesitamos satisfacer son las necesidades básicas pero entre ellas está mi sonrisa y eso va mucho más allá del dinero. Esta a conjunto con todos mis caprichos.
No tengo nada que dejar a mis descendientes, pero mi mayor herencia son los recuerdos.

lunes, 15 de febrero de 2010

No, gracias.

El amor no es equitativo,
siempre hay un enamorado
y uno que se deja enamorar.
Uno que lo pasa mal
y otro fenomenal

Tengo la cualidad
de dejarme enamorar
y ahora me cambian el papel
para ir detrás.

No me sé bien mi guión
voy a devolverlo al director.
Esto no es lo mío
tengo fobia al amor.

Me vuelvo a las noches locas
a las locas y los travestis
a los heteros de una noche
y las noches sin amaneceres.




No me sale de los cojones
volver a enamorarme
y pasarlo mal.


No me sale de los mismísimos ovarios, mejor dicho.

Odio enamorarme.


La lluvia me empapa.
La lluvia me pone de mal humor.
Pero la lluvia me hace pensar,
me recuerda al amor.
No me preguntéis porque
pero me recuerda a la furia
y me recuerda al amor.
He visto muchas veces
desayuno con diamantes
y los besos bajo la lluvia.
Todo el mundo busca
todo el mundo se moja
y se empapa en Febrero
Atocha o Chamartín.
Buscan cobijo
bajo algún paraguas
o en algún portal.
Pues lo mismo pasa
con el amor
pero al revés.
Cuando estalla
todo el mundo se empapa
le encanta enamorarse
demostrar el amor.
Pero yo al contrario,
odio amar
odio sentir
que dependo de alguien.
Soy un alma libre
que cuando llueve
sale a mojarse
y cuando ama
huye a esconderse.





martes, 19 de enero de 2010

Homo qué?


La primera vez que besé a una chica sentí cariño, pero no sentía nada ahí abajo. Era como si el amor me invadiera de una forma distinta al resto. Pero era pequeño y pensaba que se me pasaría con la edad.
Todos mis amigos empezaron a comprarse revistas 'guarras', lograban levantar el pajarito con ver a una chica desnuda, semidesnuda y muchas veces incluso con ropa.
Y ¿Yo? ¿Porqué no? ¿Tendría problemas de erección en casos específicos?
Todo cambió el día que mi amigo Pablo llego a clase, era septiembre de 2002 y nada más sentarse a mi lado nos hicimos mejores amigos. No era un tío normal, ni se pasaba el día jugando al fútbol, ni solo pensaba en las revistas guarras como el resto de mis colegas.
El tiempo pasó y me di cuenta de que Pablo se había convertido en mucho más que mi mejor amigo y comencé a escribir sobre él en mi diario.
Una tarde jugando en casa al ajedrez encontró mi diario y entre risas me dijo si lo podía leer. Obviamente era mi mejor amigo y sabía que nada de lo que pusiera ahí podría romper mi amistad con él. Ya habían pasado muchos años desde aquel septiembre de 2002, las bases estaban asentadas.
Pablo se puso pálido y pensé que se encontraba mal. Le pregunté pero no me contestó. Rato después de seguir leyendo me preguntó si realmente sentía todo eso por él y porqué.
Le dije que le quería, que era mi mejor amigo y la importancia que tenía para mi.
No recuerdo nada más o quizá no quiero recordarlo, me llamó maricón y una sarta de formas ofensivas de llamar a los homosexuales.
Nunca más le volví a ver. Y poco después me dí cuenta de Pablo aquel día me hizo comprender que no tenía problemas de erección, ni era un insensible.
Él fue mi primer amor. Y desamor, es cierto, pero me ayudó a salir de este pequeño armario. Al menos para mi mismo. Luego llegó el resto de confesiones y nuevos problemas. Pero por supuesto, también soluciones.
Hoy me he vuelto a encontrar con Pablo después de muchos años, ahora tiene un grupo de rock y me ha pedido perdón por todo lo que me dijo aquel día. Incluso ha compuesto una canción en contra de la homofobia, y me ha confesado que la compuso pensando en mi. "Cosas de niños" se titula, y termina diciendo: " La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia si"

Por ti. Por mi. Por el olvido.

El Olvido es para los que se mienten.

Y yo no sé mentir.

Así que estaré recordándote toda la vida.

O por lo menos, gran parte de ella.

Ahora que ya he sufrido por amor,

cuando he sentido todo esto de verdad.

Sé que el amor existe

y no quiero que exista.

He renegado tantas veces de enamorarme

huyendo cada instante del amor.

Me resulta raro escribir solo

por y para vos.

Gilipollas

Me juzgan, y de que manera!
Nos juzgan, y vaya formas!
Dicen que soy gilipollas...
Y no entiendo el porqué.

Porque lo daría todo por un segundo contigo.
Porque amanezco pensando en ti y me acuesto contigo en la mente.
Porque aunque me niegues sigo buscando el sí quiero.
Por ponerme nerviosa cuando me lanzas un piropo.
Por temblar si sé que vamos a hacer el amor.
Porque no se decirte que no.
Porque no pienso en besar otra boca que no sea la tuya.
Porque no quiero que beses otra boca que no sea mía.
Por tener miedo a que todo me pueda doler.
Por dudar, huir pero siempre regresar a tiempo.
Por planear una vida contigo.
Por creerme todo lo que me has dicho.
Por costarme decir un te quiero a la cara.
Por quererte y demostrartelo.
Por acostarme con ropa pero sin armadura.

Si realmente por amar con locura eres gilipollas.
Yo lo soy rematadamente

Te lo juro.

Mira que lo intento

despegar tu boca de la mía

analizar tu mente

y sacar todo lo malo de ti.


Mira que lo intento

dejar de sentir

y salir corriendo,

huir de tu lado.

Mira que lo intento

verte con ojos malos

besarte sin caricias

y acariciarte sin besos.

Y Mira que lo intento

no enamorarme de ti

no quererte ni un poco

lo intento, te lo juro.

Jo-día.

Cuando ya no creia en el amor

bueno, no creia en nada.

Apareces tú y me haces sentir

que la vida es más bonita contigo

que los sueños son reales a tu lado

que todo es perfecto al igual que tu sonrisa.

Peor que el olvido.

Me he convertido en la mujer que siempre he odiado, he basado mi estilo de vida en vivir por y para un hombre.

He olvidado mis metas en la vida y las he transformado en tuyas. Solo tengo una meta y es volver a tenerte.

Ya no sé pasarlo bien si no estás alrededor, si he perdido la oportunidad de verte me martirizo queriendo parar el tiempo.

Tu tiempo y mi tiempo han dejado de coincidir.

Tus pasos y mis pasos ya no caminan juntos.

Tus palabras y mis letras ya no combinan.
Pero no me importa.

Sigo pensando en ti.

sábado, 9 de enero de 2010

F, de Frágil.

Pensaba hasta el amanecer,
el día perezoso en cama
junto a notas tristes,
como esta.
Escritas sin gana
y con mala letra.
Emborrachaba hombres
sedientos de sexo
en la boca del placer.

Muere un corazón
ahogado por el ritmo de su cuerpo.
Su cabeza dejó de pensar
suicidio de las arterias
que no querían verla sufrir.
Vagando por las calles
por esta vida, de rodillas.

Hombres que hay en el mundo,
habéis roto la fragilidad
hecha mujer.

Ponle cuerdas a la guitarra.

Cojo la guitarra,
las ganas de componer
una canción.

Tres cuerdas,
resonancia pésima,
notas que suenan a mi.

Afinada en escala soledad,
pentagrama en vertical,
y silencio de tres tiempos.

.

- ¿Te gusta mi vida?
- Te la regalo.

Beethoven's 5th symphony

Loading...